DÍAS GRISES

DÍAS GRISES

by Dharma Yoga y Meditacion, 7 octubre, 2015

Cuantas veces a lo largo de esta experiencia de vida, experimentamos lo que podríamos llamar “Días grises“. Esos días que no son ni blancos, ni negros, sino grises….

Días en los que nos sentimos melancólicos, insatisfechos, tristes, sin energía, sin ganas de nada. Días en los que la soledad y el silencio llaman a nuestra puerta, pero no abrimos pensando que es un día erróneo y que deberíamos recurrir a lo externo, en la forma que sea, para evitar sentir.

Son días de emociones intensas, al parecer sin ninguna razón aparente, y de ahí que en muchas ocasiones responsabilicemos al escenario externo de nuestro sentir.

Estamos tan acostumbrados a buscar lo que necesitamos y dirigir las preguntas hacia fuera, que nos resulta incomodo o extraño comenzar a mirar en nuestro interior y escuchar en silencio qué es lo que estas emociones y sensaciones nos quieren decir.

En esta experiencia de dualidad solemos etiquetar estos días como “días negativos”, como “días no deseados”. Pensamos que la felicidad consiste en acumular cuantos más días alegres y contentos, de manera que cuando experimentamos días grises los rechazamos, ocultamos, y negamos.

Desde Dharma Yoga y Meditación te invitamos a darle la bienvenida a estos días, a estos momentos, que no son ni buenos ni malos, simplemente SON, y tienen muchos tesoros escondidos para ti, si de verdad quieres acogerlos y aceptarlos como lo que son: oportunidades de estar contigo mismo, de escuchar a tu corazón, de crecer, de conocerte y comprenderte. Es la propia intensidad de la vida mostrándose a través de ti, de tu cuerpo, de tu sentir, de tus emociones.

Si dejamos de responsabilizar lo externo de nuestra situación de vida actual, estaremos mirando en la dirección adecuada: hacia dentro. Al fin y al cabo tu mundo exterior no es más que el reflejo de tu estado interior, de tu conciencia.

Deja que la vida sea tal y como es. No etiquetes la vida y tus momentos como deseados o no deseados. Deja de buscar la felicidad, el Amor y la Paz fuera. TU ya eres Amor, Paz y Felicidad aunque lo hayas olvidado.

Suelta el control y tu necesidad de que la vida sea de una manera u otra. Deja que la vida fluya a través de ti, incluidos los momentos luminosos, oscuros y grises.

Medita, practica yoga, cultiva el silencio y la contemplación, permite a estos días grises SER, sin tratar de reprimirlos o rechazarlos, y pregunta a tu corazón cuando no sepas la respuesta.

Estos días grises son, en muchas ocasiones, la puerta directa a tu corazón, a tu sentir, permíteles la entrada y no te enredes con razonamientos ni divagaciones mentales: SIENTE Y ACOGE.

Vive tu momento presente, vive tu “Día Gris” y dale la bienvenida; que el regalo está a la vuelta de la esquina si verdaderamente acoges cada instante de tu vida como si tú mismo lo hubieras elegido.

 

El ser humano es similar a una casa de huéspedes.

Cada día llega alguien nuevo a su puerta: una alegría, una decepción, algo difícil o doloroso se presentarán como visitantes inesperados.

Dales la bienvenida y acógelos a todos ellos,

incluso si son un grupo penoso que desvalija completamente tu casa.

Trata a cada huésped honorablemente pues

podría estar haciendo espacio para una nueva delicia.

El pensamiento oscuro, lo vergonzante, lo malvado,

recíbelos en tu puerta sonriendo e invítalos a entrar.

Agradece a todos los que vengan

pues se puede decir de ellos que han sido enviados

como guías del más allá.

 

Rumi