SENTIR LAS EMOCIONES

SENTIR LAS EMOCIONES

by Dharma Yoga y Meditacion, 10 marzo, 2015

Vivimos en una sociedad que nos ha educado a suprimir las emociones, a bloquearlas, a verlas como algo no deseado o bien visto según las emociones sean catalogadas como “negativas”, pero hasta incluso en el caso de las que se han etiquetado de “positivas”, también nos infunden prudencia a la hora de expresarlas. Se nos ha enseñado a negar las emociones, huir de ellas, esconderlas o evadirlas.

Existe miedo a sentir, miedo a vivir la experiencia completa de dejar que las emociones broten de nuestro interior y sean escuchadas y vividas.

Etiquetamos las emociones de “buenas” o “malas”, “positivas” o “negativas” y las enfrascamos en botes donde se quedan almacenadas y guardadas en lo más profundo de nuestro ser.

Las emociones son formas de energía, son mensajes profundos que vienen y surgen en nuestra vida desde el subconsciente precisamente para hacerse conscientes.

Las emociones son formas de energía, se podría decir que son “niños” que piden ser escuchados, observados y acogidos con amor, sean del color que sean. Al fin y al cabo todo lo que nos sucede en la vida es un escenario para nuestra comprensión, le guste a nuestra mente o no. Y las emociones son una alerta, un mensaje que nos manda nuestro ser, para ser observado, trabajado internamente y acogido con amor.

No se trata de analizar, ni juzgar las emociones que nos brotan del interior…¡ya basta! de etiquetar y racionalizar las emociones. ¡Qué contradicción más grande: “racionalizar las emociones”!. Nuestra mente no sabe hacer otra cosa que racionalizar y analizarlo todo, pero, ¿y si dejamos la puerta abierta para que nuestro corazón nos dé la respuesta ante tales emociones sin ningún tipo de análisis sobre lo que estamos sintiendo?. Lo mas probable es que el mensaje que nos dé sea “OBSERVA, SIENTE Y ACOGE”, sin más. Todo lo demás vendrá solo.

Desde Dharma Yoga y Meditación te invitamos a abrir la posibilidad de utilizar otro circuito, otro camino, otro método para gestionar tus emociones, y ese método es SENTIR LO QUE TENGAS QUE SENTIR y ser honesto contigo mismo, con tu corazón, con el amor que al fin y al cabo todos somos y no queremos ver por miedo a sufrir.

Quizás lo que más nos hace sufrir sea precisamente esa resistencia a sentir, a no mirar donde no queremos mirar, por miedo a sentir. Y el día que veamos nuestras emociones como regalos que nos da la vida para nuestra propia evolución como seres humanos plenos, será el día que empecemos tener coherencia interna y comencemos a fluir con esta experiencia maravillosa llamada “VIDA”.

El amor que somos no excluye emociones, sino que lo abarca todo. Es la mente, tu ego, el “falso yo” el que solo quiere sentir ciertas emociones. Comencemos a escuchar a nuestro corazón y sintamos todo lo que la vida nos trae sin etiquetarlo y sin evitarlo. Si evitas ciertas emociones y nos las observas con amabilidad estas se guardaran en tu subconsciente para salir en el momento en el que menos te lo esperes sin ningún control y causando sufrimiento. Se consciente de las mismas y aprende con ellas.

Escucha al corazón, siente el regalo a cada momento, SIENTE TUS EMOCIONES Y ESCUCHA EN SILENCIO SU PROFUNDO MENSAJE.